Cuenca vuelve a moverse cinematográficamente y, en esta nueva era tecnológica donde premia lo visual, queremos que el mundo vea la ciudad como un sitio donde se cuentan historias y como un escenario único que atesora un rico patrimonio. Éste nos cuenta el pasado y presente de cada rincón de la provincia y el espectador lo vive a través de un lenguaje universal como es el del séptimo arte.